EA Network   EurActiv.com   UK   France   Germany   Bulgary   Czech R.   Greece   Poland   Romania   Slovakia   Serbia  Turkey  Italy 

Sábado 25-10-2014
Inicio » Entrevistas » Samuel Santos López, ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua

Samuel Santos López, ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua
Samuel Santos López, ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua ‘Por primera vez en la historia, los países de Latinoamérica y el Caribe están unidos’

 Apenas un mes después de la celebración de las elecciones presidenciales en Nicaragua, se ha tenido la oportunidad de hablar con su ministro de Relaciones Exteriores. Ni siquiera las dudas sobre la legalidad de la reelección del presidente Ortega aplacan su optimismo. En su opinión, América Latina está más unida que nunca y cada vez más cerca de Europa.

Las cifras lo avalan, Nicaragua está en su mejor momento, y no solo por el crecimiento económico que está desarrollando desde 2006. Según datos del Banco Mundial, el país centroamericano ha reducido sus niveles de pobreza extrema al 9%, cuando en 2005 rozaban el 18%. Asimismo, la UNESCO ha avalado el avance que ha realizado en lo referente al acceso a la educación gratuita.

Todo parecía apuntar que no había nada de qué preocuparse, hasta que a principios del mes de noviembre la UE habló. El pasado 6 de noviembre, Nicaragua celebró unas elecciones marcadas por el mal recuerdo del fraude constatado en los comicios de 2008. Daniel Ortega, anterior presidente, consiguió un 62,45% de los votos bajo la sombra de la duda. Esta vez no hubo fraude, pero la Misión de Observación de la UE que se desplazó al país se hizo eco de ciertas irregularidades, tanto en el proceso previo como durante la jornada electoral.

En esta entrevista, Santos López analiza estas y otras cuestiones, como la reciente creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), la inauguración de la sede de la Fundación UE-América Latina y la recta final del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre la UE y Centroamérica.

¿Cuáles han sido los motivos de su visita a la capital europea?

Han sido varios. La pasada noche del 15 de diciembre, por ejemplo, tuve una reunión con 60 empresarios belgas interesados en internacionalizarse en América Latina, especialmente en Nicaragua. Nuestro país tiene ahora mismo unas condiciones muy favorables, ya que es el más seguro y con el índice de crecimiento más alto de toda Centroamérica. Asimismo, se están haciendo milagros en educación, sanidad y energía, entre otros sectores.

Utilizo el calificativo ‘milagro’ ya que es el mismo término utilizado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM)  para referirse al progreso que se está desarrollando en Nicaragua.

De la misma forma, me he reunido con algunos colegas políticos, como es el caso de los eurodiputados españoles Willy Meyer, de Izquierda Unida, y el socialista Miguel Ángel Martínez. Dialogamos sobre diferentes aspectos relacionados con la situación de Centroamérica, así como sobre el gran éxito de las recientes elecciones que acaban de desarrollarse en nuestro país, en la que la tranquilidad fue la gran protagonista de la jornada electoral.

 Siguiendo con las elecciones que se han desarrollado hace poco más de un mes, ¿cuál es su opinión sobre las conclusiones que ofreció la Misión de Observación de la UE, que no deslegitimó los resultados, pero que sí consideró que había habido irregularidades?

Luís Yáñez-Barmuevo, presidente de esta Misión de Observación y eurodiputado socialista español, confirmó la claridad con la que se habían desarrollado las elecciones. Únicamente indicó que no se había cumplido con una serie de propuestas que la UE había realizado en 2001 y 2006. Estas son las irregularidades de las que habló el europarlamentario, que en todo momento aclaró que no alteraban los resultados del proceso electoral.

Los Gobiernos anteriores, como el de Enrique Bolaños, no tuvieron interés en cambiar el sistema electoral. En 2006 nuestro partido ganó las elecciones y, a pesar de que Daniel Ortega accedió a la Presidencia, nos encontramos con que no teníamos el apoyo suficiente en el Parlamento como para hacer los ajustes que requería la ley electoral y otras leyes del país. Nuestro objetivo era que la sociedad nicaragüense tuviese cada vez más oportunidades democráticas, mayores accesos a todos los beneficios que el país ofrece. Pero desafortunadamente no lo conseguimos, ya que la oposición, que en ese momento contaba con un apoyo importante, no nos lo permitió.

Tras aquella legislatura sin poder modificar demasiado el panorama político, nuestro interés en este momento es buscar el beneficio de la población nicaragüense, aumentando la democracia y ofreciendo más oportunidades y más igualdad.

La victoria de Ortega no es ninguna novedad. Desde el pasado mes de enero se están realizando sondeos mensuales en cuyos resultados el presidente alcanza siempre la mayoría, con rangos que oscilan entre el 58% y el 74%. Finalmente, la victoria fue del casi 63% de los votos. ¿Por qué? Al contrario que lo que han hecho otros Gobiernos, nosotros hemos cumplido lo que prometimos en la campaña de 2006 y los resultados lo demuestran. Ha habido grandes progresos en educación, salud, agroalimentación, energía, etc. Afortunadamente el pueblo no es tonto. Nuestro compromiso ahora en continuar avanzando más y mejor.

 ¿Qué opina acerca de los temores a que el presidente Ortega se perpetúe en el poder, dada la mayoría absoluta que ha obtenido y que le permitiría, por lo tanto, modificar la Constitución sin aprobación del resto de partidos políticos?

Este es el escudo que se utiliza cuando no se tienen otros argumentos. La realidad ya la hemos demostrado durante cinco años y lo mostramos también en 1990 cuando entregamos el poder. El nuestro es un Gobierno verdaderamente democrático. Ya lo aseguró el presidente Ortega diez días después de la celebración de las elecciones y una vez sosegada la situación, asegurando que todas las reformas se ejercerán sobre la base del consenso y del diálogo.

 Es más, en Nicaragua tenemos el único caso de acuerdo tripartito entre el Gobierno, la empresa privada y los sindicatos. Un acuerdo que se trabajó durante dos años y que ya se ha firmado para que se desarrolle durante los próximos tres. Está funcionando  excelentemente bien, ya que, establece el contexto ideal para el empresario porque hay tranquilidad, buena gobernanza y oportunidades; pero también para el trabajador, que sale beneficiado porque su salario se ha visto aumentado, porque puede mandar a sus hijos al colegio y porque puede ir a los hospitales, entre otras cosas.

Uno de los objetivos que persigue Latinoamérica es la integración y cohesión de sus Estados. ¿Qué va a aportar la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) que no hayan conseguido instituciones similares?

Por primera vez en la historia, los países de Latinoamérica y el Caribe están unidos. Siempre hemos perseguido el objetivo de poder sentarnos a dialogar sin la presencia de testigos externos.

Esta organización va a ofrecer una unidad y cohesión que tiene muchas posibilidades de integrar poco a poco el concepto de comunidad que soñaron Bolívar y Sandino.

 América Latina tiene un enorme espectro de concepciones ideológicas, que van de un extremo al otro, pero, en cambio, existe un objetivo común, que es el de darle a nuestro pueblo un futuro mejor. Poco a poco comienzan a verse los resultados, gracias al crecimiento de países como Venezuela, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Chile.

Afortunadamente, está mejorando la calidad de vida de toda la población y no solo de pequeños grupos, como sucedía anteriormente.

 ¿Qué espera de la Fundación UE-América Latina, cuya sede ha sido recientemente inaugurada en Hamburgo?

Los países de Latinoamérica y el Viejo Continente tienen mucha relación. Esto es algo positivo pero no debemos olvidar que se trata de una alianza en la que todos tenemos algo que aprender y en la que las relaciones deben ser justas y honestas.

La unión de nuestro continente siempre va a favorecer las relaciones con otras regiones, como es el caso de Europa, pero también de Norteamérica, Asia y África.

No hay duda de que América Latina es un socio vital para Europa, por ello las exigencias desde el Viejo Continente no cesan. Una de ellas se refiere a la limitada capacidad productiva que tiene la región, a pesar de constituir una gran fuente de materias primas. ¿Qué medidas le falta instaurar a la región para ser competitiva también en el plano productivo?

Actualmente estamos instalando industrias de transformación que nos permitan finalizar el proceso de producción de nuestros bienes, pero es un proceso largo que no se hace de la noche a la mañana.

 Nicaragua, por ejemplo, exporta el café en grano y es en Asia, EEUU o Europa donde se procesa, se tuesta y se embala. Son tres eslabones de la cadena que se dejan de realizar en nuestro país. El objetivo es especializarse según las demandas de cada país, pudiendo producir café y tostarlo al gusto de Bélgica o de Alemania, por ejemplo.  Es importante que sea nuestra gente la que cumpla con todas las etapas de producción.

Otros de los talones de Aquiles de América Latina lo constituyen infraestructuras y el avance tecnológico. ¿Prevé avances en estos sectores a corto plazo? ¿Qué acciones se están llevando a cabo en Nicaragua para progresar en estos campos?

Nicaragua está avanzando en este ámbito, pero no dejan de ser pequeños pasos.

 Para conseguir un avance consistente es fundamental la educación. Es en este ámbito donde los países europeos deberían transmitir su conocimiento para que podamos desarrollarnos de forma armoniosa, a la vez que protegemos el medio ambiente.

Este concepto es importante, tenemos que desarrollarnos todos. En el caso de los cinco países de Centroamérica, todos vamos creciendo a la misma velocidad, de manera uniforme. Los problemas vienen cuando uno solo se desmarca.

 En referencia al Tratado de Libre Comercio (TLC) entre la UE y los países de Centroamérica, únicamente falta la ratificación de los Parlamentos para ponerse en marcha, ¿qué pronóstico hace de este acuerdo?, ¿qué beneficios va a aportar?

Lo principal es la transferencia de información y de conocimiento que Europa y Centroamérica pueden aportarse mutuamente.

También es muy importante el libre acceso al mercado entre los dos bloques, aunque siempre ejercido con la lógica que Nicaragua ha recordado en todo momento durante las negociaciones: hay que establecer un acuerdo que favorezca las relaciones justas.

Al entrar en este tipo de relaciones favorables logramos preocuparnos también por los elementos que rodean el acuerdo en sí, como la humanidad y el medio ambiente.

¿Qué opina de la política de inmigración europea? La Eurocámara propone la creación de un Observatorio para la Migración UE-ALC, con el objetivo de controlar de cerca las políticas migratorias entre ambos bloques, ¿ve necesario este tipo de medidas?

Rotundamente sí. Europa no debe olvidar que cuando ellos necesitaron emigrar a América Latina se les recibió con los brazos abiertos.

Siempre que las relaciones comerciales, empresariales, industriales y económicas sean más adecuadas y justas, la migración tendrá otras características. Así, no será ejercida por necesidad imperiosa, sino con el objetivo de mejorar las condiciones de vida, de encontrar un mejor trabajo o simplemente por viajar y conocer.

Fuente: Aquí Europa

 



Compartir:

Vota, Opina e Influye en la información europea

Appgree

Colaboradores

Sponsors
Sección Eurolat

Noticias LATAM
La actualidad y la información generada en el contexto de América Latina es sin duda relevante y adquiere un papel protagonista en lo que a un lector español se refiere. Si bien es cierto que EurActiv tiene una vocación marcadamente europeísta, también es verdad que debido a los innumerables lazos que nos unen con el mundo latino, es esencial a la par que reseñable, hacer énfases en los asuntos referidos a esta temática. Es por esto que EurActiv dedica una sección específica a América Latina, con el fin de satisfacer las inquietudes de sus lectores.


Así es EurActiv

¡Conócenos!

Boletín Euractiv.es
Inscribe aquí tu dirección de email para recibir periódicamente el boletín de Euractiv.es
EurActor

EurActor Network